Según el informe 2011 sobre el riesgo en las carreteras españolas, los motoristas tienen más implicación en la accidentalidad mortal y grave en carretera, pasando de representar el 7,8% en 2003 al 15,5% actual. Los accidentes de motocicletas se concentran en 20 tramos de vía.

El Real Automóvil Club de España (RACE), como miembro de EuroRAP, ha participado en el noveno informe en el que se analiza la siniestralidad vial y el índice de riesgo en la Red de Carreteras del Estado (RCE). Del total de 21.500 kilómetros analizados de la RCE, divididos en 1.200 tramos, el informe del RACE destaca el alto riesgo que existe en 723 de estos kilómetros, repartidos en 58 tramos, donde se han producido 103 fallecidos y 535 heridos graves. El más peligroso de España, un año más, es el situado en la N-322 (Albacete), entre los Km. 412.3 y 424.2, donde más de la
mitad de los accidentados en este tramo son motoristas.

El programa europeo de evaluación del riesgo en la carretera, EuroRAP, en el que participa el RACE, analiza la peligrosidad de las vías teniendo en cuenta la evaluación de los siniestros durante tres años, su gravedad y su relación con las características de la vía. El resultado se estructura según un “Índice de Riesgo”, definido como el número de accidentes mortales y graves ocurridos en un tramo por cada 1.000 millones de vehículos/kilómetro. Los datos se han distribuido entre autopistas, carreteras ordinarias y preferentes, que han sido categorizados en tramos de nivel de riesgo según su peligrosidad. En el trabajo se han considerado las vías con una IMD (Intensidad Media Diaria) por encima de los 2000 veh./día, lo que da una mayor precisión de resultados.

De los más de 1.200 tramos analizados, que equivalen a más de 21.500 kilómetros de carreteras, un 4,7% de éstos (58 tramos) presentan un nivel de riesgo alto o medio-alto, sumando un total de 723 Kilómetros de vías. Los tramos más peligrosos se concentran en 24 kilómetros, en los denominados como “tramos negros”, debido al riesgo alto para la seguridad de los usuarios. Por el contrario, un 83,6% de los tramos presentan un riesgo bajo o mediobajo, continuando con la tendencia de aumento del número de estos tramos en los últimos años, lo que representa una mejora en la seguridad de las vías.

Analizando las vías de mayor siniestralidad se puede establecer un perfil de tramo con nivel de riesgo elevado (alto y medio-alto), el cual correspondería a una carretera convencional de calzada única, con intersecciones al mismo nivel y con una IMD por debajo de 10.000 vehículos/día (todos los tramos negros corresponden a carreteras con entre 2.000 y 10.000 vehículos día). En estas carreteras se producen, principalmente, accidentes con víctimas originadas por salidas de vía (41%), seguida de colisiones frontales (22%).

El primer tramo de mayor peligrosidad de la red de carreteras del Estado, la situada en la N-322 en Albacete, entre los Km. 412,3 y 424,2, ha registrado en los tres años de estudio un total de 7 accidentes con un resultado de 8 heridos graves. Las salidas de vía, en tres de los casos, y las colisiones frontales, también en tres casos, son la principal causa de accidentes. En este tramo, la accidentalidad de motoristas tiene un peso importante, con 4 accidentes graves de los 7 registrados.

TRAMOS DE MUY ALTA SINIESTRALIDAD DE MOTOCICLETAS

El peso de la accidentalidad del colectivo de los motoristas ha venido aumentado en los últimos años en relación al resto de usuarios, pasando del 7,8% en 2003, al 11,8% en 2006, al 13,3% en el 2008 y al 15,5% en el 2010.

Según los datos referidos a motocicletas en el informe 2011, sólo en 20 tramos de la Red de Carreteras del Estado se producen el 18,9 % de los accidentes graves y mortales de motociclistas, frente al 10% del resto de vehículos. Este hecho supone que la lesividad de este colectivo esta más concentrada en tramos específicos. Este dato también viene avalado por el hecho de que existen tramos de carreteras con una accidentalidad muy elevada, donde el 100% de estos accidentes son de motoristas.

De entre los tramos peligrosos para los motoristas destaca la N-630 a su paso por Sevilla, en concreto del Km. 757.8 al 805. En estos 47 kilómetros se unen tres tramos en donde en los últimos tres años todos los accidentes han sido de motociclistas, con un total de 15 accidentes con el resultado de 4 fallecidos y 13 heridos graves.

Otro tramo señalado como de riesgo para las motocicletas es el situado en la N-325 en Alicante, del Km. 0 al Km. 20.2, donde de los 14 accidentes que se han producido en los últimos tres años, todos han sido de motociclistas, con el resultado de un fallecido y 14 heridos graves.

Como características comunes en estos tramos de riesgo para las motocicletas podemos destacar que corresponden, en general, a carreteras convencionales, ubicadas en zonas de media montaña, con multitud de curvas y cambios de
rasante, utilizados por el colectivo de motociclistas por el propio hecho del disfrute de la conducción especialmente en fines de semana. Con la mejora del firme, la colocación de sistemas de contención para motoristas, una mejora de la señalización, y un mayor control de la velocidad, se podrían reducir en estos
tramos los siniestros graves o mortales del colectivo de la moto.

Entre las medidas que se pueden poner en marcha para reducir el elevado número de fallecidos en carretera entre el colectivo motorista, el RACE propone que tanto los actuales usuarios de las dos ruedas como los futuros conductores de motocicletas adquieran motocicletas con sistemas de frenado ABS, ya que disminuye el riesgo de caída en caso de frenada de emergencia. Entre otras recomendaciones, respetar en todo momento las normas de circulación y no hacer un uso deportivo de las motocicletas en la vía pública.

Los accidentes de motocicletas se concentran en 20 tramos de vía